Mi tutoría (I): primer día

Llevaba ya más de tres años pasando de puntillas por las tutorías. Una cuestión de horarios, porque me encanta ejercer de tutor y pienso que esta función es una pieza clave para generar un buen clima dentro del aula. Y como podrás suponer he decido que era  hora de gamificarla. Si quieres saber los resultados de esta experiencia,  no dejes de leer esta entrada.

Captura 

Solamente es un esquema y aún está por completar, pero me parece lo suficientemente potente y atractivo como para reunir en él todas las actividades que voy a presentar para dinamizar una tutoría. De hecho, mi intención es ir completando el esquema a medida que el curso avance. Además me gustaría ofrecerte una reflexión con cada una de las sesiones de modo que conozcas mis avances y los de este grupo.

1. Primer día

Los inicios siempre son difíciles, más cuando se trata de una tutoría con 32 alumnos. Y aunque se trate de un 4° de ESO, y la edad del alumnado permita diseñar actividades complejas, el número de alumnos nos tiene asustado a todos los docentes que impartimos clase en este grupo.

Para relajar tensiones aparecí el primer día con esta presentación
y les propuse disfrutar de diferentes experiencias lúdicas durante 
las horas de tutoría, por cierto, viernes a última hora 😱😱😱😱😱

La acogida ha sido buena, aunque desde un principio he tenido que enfrentarme a la apatía de algunos alumnos. Otros, tres de ellos, me han propuesto realizar tareas de casa durante esta hora. Entendiendo que el juego es voluntario, les he permitido no participar si realmente desean trabajan. Mi objetivo en una primera fase es que todos los alumnos participen de una manera activa en esta dinamización, así que concentraré mis fuerzas en ofrecer actividades atractivas para vencer la inercia de los apáticos y encontrar el apoyo de esos alumnos que miran las tutorías por encima del hombro.

2. Story Cube

En mi primera actividad he recurrido a un tirada de dados. Muy rolero. Por si no lo sabes los Story Cube son unos dados en cuyas caras aparecen una serie de iconos diferentes. Con estos dados se trabaja el pensamiento y la escritura creativa ya que a partir de las imágenes que aparecen tras la tirada el jugador debe inventar una historia.

Utilizando esta mecánica de fondo tan sencilla he presentado en clase una primera actividad que he encontrado en Abcdeele.com y que me ha conquistado por el diseño tan cuidado que presenta. Los pasos son los siguientes

  • Se tiran los dados. En mi caso, debido al numero de alumnos, tras la tirada de dados uno de ellos le hizo una foto y se lo pasaron por el pertinente grupo de Whatsapp.
  • Se escogen 8 iconos que deberán ordenarse en la siguiente ficha según la emoción que les evoque. Indícales que deben dibujar los dados en el cuadrado pertinente (Pon un dado).
89ruka98x9kxvgszg

Fuente: Abcdeele

 

  • Deben crear una frase con cada uno de los dados, la frase debe comenyar, tal y como aparece en la ficha,  por un yo pienso, yo siento, yo deseo...
  • Se recogen las fichas rellenas y se desordenan.
  • Se entregan aleatoriamente las fichas desordenadas a los alumnos y cada alumno debe buscar al dueño o dueña de la ficha que tiene entre las manos.

 

2. Desarrollo

Hasta aquí las instrucciones que he presentado a los alumnos. He dejado aposta sin responder a un par de cuestiones. Busco intencionalmente que los alumnos disfruten de esa libertad, que en poco se transformó en incertidumbre, para analizar con detenimiento el comportamiento del grupo.

La actividad se desarrolló con cierta parsimonia, en principio porque, y aunque parecezca mentira, mi alumnado de 4° no está acostumbrados a jugar. También es verdad que soy el primer profesor que les saca un juego de mesa. Me resultó curioso que alguno de ellos, me refiero a más de uno, me bombardease con una queja más que común de: ¿y yo qué hago?, ¿ y yo qué pongo aquí?

Ya en clase bloqueo este tipo de preguntas, pero ante un juego... 
🙈🙈🙈🙈🙈🙈 
Supongo que esta forma de preguntar responde al tipo de actitud con
que el alumnado se planta ante nuestras asignaturas. 

3. Reflexión

Una vez terminada la actividad les propuse una reflexión, más bien una curiosidad. Y es que durante el desarrollo de la misma estuve observando ciertos comportamientos, digamos alternativos, que se repetían. Mi intención no es rectificar estos comportamientos, al menos no por ahora, sino que el alumnado se observe que, a fin de cuentas, existen patrones grupales que se repiten. Los tipos de actitud alternativa ante esta propuesta fueron los siguientes:

  1. Al rellenar las fichas
    • ¿Y qué hago ahora? Refleja esa actitud pasiva tan cultivada entre cierto tipo de alumnos que busca el todo hecho.
    • ¿Y qué hago ahora?. Otro grupo de alumno optó por realizar la actividad pero mentir y ocultar sus verdaderos sentimientos.
    •  ¿Y qué sirve? Son alumnos que quieren obtener un rédito de cualquier actividad , y si ésta no se encuentra correctamente puntuada y valorada , pierden el interés por la misma.
  2. A la hora de buscar al dueño o dueña de la ficha

    • Ya he acabado. Han ido corriendo por la sala, vociferando por rincones, agitando el papel al aire. Son los primeros en ponerles caras a las fichas. Pero cuando termina, no saben que hacer.
    • Mejor en mi sillón. Mientras unos corrían otros esperaban apaciblemente en las bancas, sin mostrar el mínimo interés y si fueron encontrados, pues bien, y si ocurrió lo contrario pues también.
    •  ¿Y qué hago yo con esta hoja? Son aquellos que ven la tutoría como una actividad obligratoria y no conciben el aula como un experimento lúdico.

Para terminar recogí en la pizarra este esquema.  Mientras iba nombrando los diferentes tipos de actitudes, les pregunté, para contrastar, si reconocían éstas como correctas o impropias. Muchos asentían con la cabeza.

Para terminar les conté mi propia experiencia del juego. Ya fue una sorpresa para muchos el hecho de que yo también participase, están acostumbrados a vernos trabajar detrás de la barrera. Creo que mi ficha estuvo rulando de mano en mano porque en ella escribí mis deseos, esperanzas, quereres y mi búsqueda. Pero además le comenté que cuando descubrí al alumnos tras la ficha me interesé por dos de sus anotaciones: aprender chino y conocer a Cristiano Ronaldo. Fue una charla corta, me explicó que le gustaría viajar a China y por eso necesita aprender chino. Nos quedamos en Cristiano Ronaldo porque se agotó el tiempo.

Espero que este pequeño ejercicio de reflexión les sirva como motivación para la siguiente actividad y así, poco a poco, enseñarle que los juegos tienen otro tiempo, otro ritmo, que debemos conocer y respetar.

Un saludo. Jesús

Un pensamiento en “Mi tutoría (I): primer día

  1. Pingback: Gracias por inspirarte en sikkhona edu | Anna Forés Miravalles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s