Sloth City: la ciudad ingobernable

Gritos de euforia resuenan por los pasillos, brotan las primeras lágrimas o besos, los abrazos de conocidos y de desconocidos te impiden el paso. Manos, muchas manos que se estiran para tocarte, otras te tienden un móvil solicitando un selfie. Alcanzas tu despacho y cierras. Necesitas respirar. A través de la doble hoja de madera se cuelan las voces amortiguadas del patio de la sede general del partido. Ha sido un año intenso y aunque los pronósticos eran desfavorable has conseguido darle la vuelta a los resultados. Un segundo más. Te fijas en un cartel de campaña. En él aparece una foto tuya, apenas te reconoces. Un rótulo con tu nombre, Lance Cumson, atraviesa la imagen. Lance Cumson. Lance. El pequeño Lan. Cuando salistes del barrio de los Ángeles, en tu Almería natal, nadie daba un céntimo por tí y ahora eres alcalde de Sloth City, la ciudad ingobernable. Respiras. Un golpe de puerta te sacude de tus ensoñaciones. La figura de Christopher aparece en el quicio, lleva dos móviles en las manos.

Así comienza Sloth City. Si quieres saber cómo se implenta en clase, sigue leyendo

Captura

Sigue leyendo

10 consejos para tu ABJ

No estoy acostumbrado yo a realizar listas de consejos. Y menos si me considero un neófito en la materia. Pero una compañera, y gran amiga, me comentó los problemas que estaba teniendo a la hora de implementar un proyecto de gamificación en su aula. Resulta que su proyecto trataba el Feudalismo y era paralelo a Ídolos de Acero, mi buque insignia. 

Aquí os dejo el resultado.

blog41-1

Sigue leyendo

Rol en casa (I): Hackeando FATE

Cuanta razón posee el refrán: “en casa de herrero, cuchillo de palo” . Y no es que en casa excluyamos los juegos de rol, somos habituales de títulos tan generosos y apetitosos para benjamines (los míos cumplen 9, el mayor; y 5, la pequeña) como: Magissa, Pequeño Detective de Monstruos y Buscaduendes. Pero si en clase utilizo este tipo juegos para corregir comportamientos, crear dinámicas de grupos y reformar conductas, en casa el rol solamente aparece por pura diversión. 

El dilema surge cuando en casa los comportamientos, las dinámicas y las conductas se corrigen con regañinas, premios y castigos, y algún que otro rugido 🦁; mientras que en clase me explayo con todo tipo de metodologías activas que me ayuden a modificar o reformar lo anteriormente descrito. Así que el objetivo de este experimento es introducir el sistema rol FATE en casa para estudiar sus posibilidades.

¿Pero por qué debería resultarte interesante lo que ocurre en mi casa? Pues porque, si el ensayo resulta exitoso, obtendrás mecanismo testeados para implementar en clase y corregir o reformar ciertos hábitos en tus alumnos . Y eso sí que es de gran utilidad.

hojadepersonaje

dicemakers.blogspot.com.es

Sigue leyendo

Making of (II): Sloth City

Busco ABJ (Aprendizaje Basado en Juegos) en mi navegador. Entre los primeros enlaces no me aparece la página de Pepe Pedraz, Don Pepe, Dungeon Master, Guardián de los arcanos. Mal empezamos. Porque si en Making of (I): Maqueta del Sistema Solar te ofrecí una reflexión completa para implantar un Aprendizaje Basado en Proyectos utilizando una guía básica elegida al azar, o patrocinada por el algoritmo googleiano, en esta entrada no pienso recurrir a las eventualidades del destino y enlazo directamente con alaluzdeunabombilla.com, pues se a ciencia cierta que entre sus recetas mágicas descubriré el secreto para implementar una experiencia lúdica en un contexto didáctico.

magician-wallpaper-1920x1200

Fuente : rsdivas.com/magician/

Sigue leyendo

De la clase a la consola (II): La batalla final

El final del curso se acerca. Lo anuncia el calendario y el estado de nerviosismo en el que se encuentra inmerso la mayoría del alumnado. Sin embargo este año, por motivos que espero desgranar en este artículo, el ambiente está más enrarecido y la tensión en el aula se ha disparado. Creerás que exagero si digo que pasillos se han convertido en un campo de batalla; pero te aseguro que a mi paso surgen silencios inculpatorios, consignas veladas, y, no en pocas ocasiones, amenazas tácitas. Los mensajes no son tranquilizadores: “Te voy a machacar, date por acabado, estás aniquilado”. Es cierto que no estoy solo. Las muestras de apoyo entre el profesorado y el alumnado crecen día a día. Una sonrisa, una palmadita en la espalda, un leve movimiento de cabeza son gestos que en estos momentos se apreciar. De hecho una compañera, María del Mar Segura, ha dado un paso al frente y se ha colocado a mi lado para afrontar estos momentos tan delicados. Pero también tengo que reconocer que he sido yo, el que ha provocado esta situación.

Fuente: Scoop.it

Sigue leyendo